Beneficios de la telemedicina en el abordaje de la diabetes

La telemedicina ofrece la posibilidad de mejorar el acceso, la eficiencia y la rentabilidad de la atención médica a personas con diabetes. Los expertos del Grupo Clínico y Traslacional en Diabetes (CTD), con la moderación de uno de los coordinadores del grupo, el Dr. Rafael Simó Canonge, han defendido esta idea durante el primer webinar del ciclo ‘Una transición necesaria: Hacia un nuevo modelo de atención al paciente con diabetes’. En este primer encuentro los expertos del Grupo CTD han hablado de las ‘Lecciones de una pandemia: Telemedicina y diabetes’, con una beca educacional de Mundipharma.

“La telemedicina podría favorecer una reorganización de la atención sanitaria en el abordaje de la diabetes”, ha dicho el Dr. Juan José Gorgojo, jefe de la Unidad de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario Fundación Alcorcón de Madrid. “Gracias a la Medicina digital podríamos sustituir la visita médica presencial por comunicaciones telemáticas”, ha dicho.

“El límite en el acceso a los hospitales ha impuesto la teleconsulta, que ofrece muchas ventajas a profesionales y usuarios. Las barreras regulatorias previas para el desarrollo de la telemedicina probablemente no estaban suficientemente justificadas”, ha indicado.

El Dr. Gorgojo ha hablado de la telemedicina como herramienta para optimizar recursos en el abordaje de la diabetes. “Desde la perspectiva del médico, existe una fase inicial de adaptación tecnológica, pero con la experiencia y la sistematización de la consulta telemática los tiempos son inferiores a los de la visita presencial. En consecuencia, es posible optimizar las agendas y dedicar más tiempo a los pacientes que requieren ser evaluados presencialmente”.

Respecto a los beneficios para el paciente, ha destacado que “la e-consulta permite una reducción sustancial del tiempo de espera en atención especializada. También se evitan derivaciones innecesarias, el desplazamiento del paciente al hospital y la pérdida de horas laborales”. Según su experiencia, en algunos centros la espera de consulta presencial es superior a 30 días, mientras que una e-consulta se atiende en 24 horas.

Asimismo, la telemedicina también supone “un ahorro económico destacado para el sistema sanitario”, como han confirmado diversos ensayos clínicos. Dichos estudios muestran que las intervenciones de telemedicina con los pacientes son más efectivas que la asistencia presencial habitual en el control de la diabetes y en la reducción del riesgo de hipoglucemias.

Alta satisfacción del paciente

En la misma línea se ha mostrado el Dr. Domingo Orozco-Beltrán, especialista en Medicina Familiar y Comunitaria del Centro de Salud Cabo Huertas de San Juan de Alicante y vicerrector de Investigación de la Universidad Miguel Hernández de Elche, “el paciente se beneficia de un mayor contacto con sus profesionales sanitarios, con un seguimiento más cercano. Suele mostrar alta satisfacción y se evidencia una mejoría también en el control glucémico y otros factores de riesgo”.

Estos beneficios se han observado incluso en los pacientes mayores: “Había miedo a su empleo, pero se ha demostrado que personas con más de 70 años se adaptan muy bien a su uso”.

Por su parte, los profesionales “suelen ser algo reticentes al cambio, pero aquellos que han tenido la experiencia se muestran muy satisfechos”, ha dicho el Dr. Orozco-Beltrán. “La principal experiencia en Atención Primaria en España se recoge en el estudio ValCrònic (1)”. Respecto al futuro, este facultativo se ha mostrado convencido de que “los métodos de consulta no presencial y el seguimiento a distancia de los pacientes crónicos formarán parte de la atención clínica habitual”.

Los aspectos éticos y deontológicos en el empleo de la telemedicina también preocupan a los expertos del Grupo CTD, como ha expuesto el Dr. Carlos Miranda, coordinador nacional de Diabetes de la Sociedad Española de Médicos Generales y de Familia (SEMG) y facultativo en el Centro de Salud Buenavista de Toledo.

Los aspectos éticos de la telemedicina

“El principal problema que tenemos es la falta de definición de los criterios éticos y deontológicos en los propios códigos colegiados. La pandemia ha llegado en plena renovación del Código Deontológico de 2011, pero ni siquiera el borrador de 2018 aclara suficientemente estos nuevos aspectos. Cualquier acción de e-consulta, como la llamada telefónica entre médico y paciente es, en sí misma, un ‘acto médico’, con todas sus consecuencias éticas, deontológicas y legales”, ha comentado.

En su opinión, todavía hay bastantes aspectos mejorables. “Los sistemas sanitarios y sus directivos deberán desarrollar las medidas necesarias para la instauración de sistemas médicos telemáticos que garanticen la accesibilidad de los pacientes a la asistencia sanitaria. Deben tener en cuenta la posible incapacidad y soledad de algunas personas. Además, es necesario establecer siempre sistemas que aseguren la privacidad de la comunicación”.

Finalmente, el Dr. Miranda ha recordado que las administraciones sanitarias y las direcciones de las gerencias de la asistencia médica deberían responsabilizarse de formar a los profesionales sanitarios y administrativos, y a los pacientes, en la utilización de las plataformas de atención a distancia que se pongan en funcionamiento (telefónica, videoconferencia, redes sociales, etc.).

Educación diabetológica

La jornada también ha contado con la visión del paciente, aportada por Daniel Royo, técnico de Programas del Servicio de Atención y Comunicación con el Paciente de la Conselleria de Sanidad Universal y Salud Pública de la Comunidad Valenciana. En su intervención ha manifestado que “la telemedicina es una oportunidad para complementar la atención sanitaria que se presta a las personas, especialmente a aquellas con enfermedades crónicas”.

En el ámbito de la diabetes ha destacado que “la telesalud puede ayudar a transmitir la educación diabetológica y resolver dudas a mucha más población”.

Acerca de Eva Fariña

Soy licenciada en Ciencias de la Información. Me he especializado en contenido de ámbito sanitario, especialmente el que procede y está dirigido al profesional.
Esta entrada fue publicada en diabetes y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s