Tiempo para reevaluar el tratamiento anticoagulante del paciente mayor con FA

Diversos especialistas analizan los factores de prescripción de los ACOD en un encuentro digital organizado por SEMERGEN

pastillas“Es el momento más adecuado para reevaluar el manejo que estamos haciendo en las consultas de Atención Primaria del paciente mayor con fibrilación auricular (FA) no valvular”, dice José Polo, vicepresidente 1º de la Sociedad Española de Médicos de Atención Primaria (SEMERGEN). En su opinión durante la crisis de la COVID-19, “muchos de los pacientes en tratamiento anticoagulante han estado mal controlados, ya sea por la necesidad de espaciar sus visitas al médico o porque, a pesar de tener un buen control de los parámetros de anticoagulación, no han tenido bien controlados otros factores de riesgo, como la hipertensión arterial”.

El Dr. Polo, que ha intervenido en un simposio digital organizado por SEMERGEN, se refirió a las dificultades burocráticas que impiden ofrecer el mejor tratamiento anticoagulante posible para los pacientes con FA. “Durante esta crisis algunas comunidades autónomas han eliminado la necesidad de visados para que podamos prescribir anticoagulantes de acción directa, pero ha sido una medida puntual, temporal y no generalizada”. Este facultativo considera “imprescindible” suprimir esta limitación, así como reevaluar los tratamientos anticoagulantes que están recibiendo muchos pacientes.

SEMERGEN pide la reconsideración y la ampliación del empleo de anticoagulantes en población de edad avanzada con FA por su elevado riesgo de complicaciones trombóticas y hemorrágicas. Un 18% de los mayores de 80 años presenta esta patología en España, y todavía muchos no reciben un tratamiento anticoagulante para prevenir las complicaciones tromboembólicas, como indica Jesús Cebollada, jefe de Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico Universitario Lozano Blesa de Zaragoza.

Este especialista enumera los principales factores que influyen en la indicación de este tratamiento anticoagulante:

  1. El deterioro cognitivo.
  2. La presencia de comorbilidad.
  3. El riesgo de caídas.
  4. La polifarmacia.
  5. La fragilidad.

“Disponemos de suficiente evidencia que confirma que el tratamiento anticoagulante no solo no es perjudicial en, por ejemplo, los pacientes con deterioro cognitivo incipiente, sino que retrasa la aparición de demencia, o sabemos que el beneficio de la anticoagulación excede de forma clara los riesgos de sangrado que podemos atribuir a un individuo con riesgo de caídas”, añade el Dr. Cebollada.

Selección del paciente adecuado

De la selección del paciente adecuado para el tratamiento con anticoagulantes orales de acción directa (ACOD) habló Manuel Almendro, de la Unidad de Investigación Cardiovascular y Ensayos Clínicos del Hospital Universitario Virgen Macarena de Sevilla. “La coexistencia de la FA con la diabetes, la insuficiencia cardiaca y la cardiopatía isquémica multiplica el riesgo embólico y hemorrágico del paciente, lo que obliga a una selección cuidadosa del tratamiento anticoagulante”.

También señaló que los ACOD, en comparación con los antagonistas de la vitamina K, han demostrado un perfil de eficacia y seguridad más favorable en todos los escenarios clínicos, incluyendo los subgrupos de pacientes diabéticos, con insuficiencia cardiaca o cardiopatía isquémica.

Dudas sobre la FA no valvular

Durante el encuentro organizado por SEMERGEN, Manuel Almendro habló de la fibrilación auricular no valvular (FANV): “Utilizábamos estos términos para referirnos a la FA que no estaba ocasionada, o coexistía con una estenosis mitral significativa (de grado moderado-severo) de etiología reumática, o bien aquella FA de pacientes portadores de una prótesis valvular cardiaca metálica”. Según este cardiólogo, el término ha creado confusión en la comunidad científica, por lo que las últimas guías de manejo de la FA de la Sociedad Europea de Cardiología del año 2016 desaconsejan su uso para hablar simplemente de FA secundaria a estenosis mitral significativa o a prótesis valvular metálica y FA en el contexto de otras entidades, entre las que se encuentra cualquier valvulopatía distinta a una estenosis mitral significativa de origen reumático, incluyendo las prótesis valvulares cardiacas de origen biológico.

Acerca de Eva Fariña

Soy licenciada en Ciencias de la Información. Me he especializado en contenido de ámbito sanitario, especialmente el que procede y está dirigido al profesional.
Esta entrada fue publicada en Cardiología, fibrilación auricular y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s