La SEC compara los cigarrillos electrónicos con las dietas milagro y recuerda que no son inocuos

Enrique Galve

Enrique Galve, presidente de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la SEC.

El Dr. Enrique Galve recuerda que el cigarrillo electrónico “apareció como si fuera la panacea para dejar de fumar, pero no hay estudios que avalen su inocuidad”. “En absoluto es una recomendación de primera línea para abandonar el tabaco, hay alternativas mejores, como los cursillos de deshabituación tabáquica, con apoyo psicológico, y con la ayuda del chicle o el parche de nicotina, o incluso con el empleo de fármacos”, dice el presidente de la Sección de Riesgo Vascular y Rehabilitación Cardiaca de la Sociedad Española de Cardiología (SEC), con motivo de una reunión celebrada recientemente en Barcelona.

cigarrillos_e_color

En pleno debate sobre la eficacia y los efectos secundarios del cigarrillo electrónico, la Sociedad Española de Cardiología se posiciona claramente en contra. El Dr. Enrique Galve, coordinador jefe de la Unidad de Insuficiencia Cardiaca del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona, asegura que los estudios realizados hasta ahora son “muy escasos y muy pobres”.

“Han surgido grandes dudas respecto a la posibilidad de que el propio cigarrillo electrónico sea un factor de riesgo tanto para quien lo emplea (el vapeador), como para quien está a su alrededor, es decir, el fumador pasivo”, añade.

Frente a “la gran incertidumbre de la comunidad científica”, como dice Enrique Galve, “la industria del cigarrillo electrónico ha puesto en marcha una activa estrategia comercial y comunicativa”. En los medios de comunicación y en las redes sociales aparecen titulares tan contundentes como: “Los cigarrillos electrónicos ayudan a los fumadores a dejar el tabaco”. Incluso, en la misma línea, The Washington Post publicó un artículo basado en una investigación realizada en una universidad de Londres.

También recientemente la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (Semfyc) ha publicado una encuesta, según la cual “el 90 por ciento de los españoles cree que el cigarrillo electrónico no debería usarse en espacios públicos cerrados, incluidos bares y restaurantes”.

cigarrillos_e_4
Cada vez más aparecen estudios e investigaciones que avalan las dudas de los médicos. Por ejemplo, una información publicada en Europa Press asegura que “el cigarrillo electrónico puede aumentar aún más la resistencia de las bacterias a los fármacos”. Y, sobre todo, las publicaciones científicas internacionales ya han comenzado a preocuparse por este tema, como Circulation.

En consecuencia, las ventas de los cigarrillos electrónicos han descendido cerca del 70 por ciento en España, como indican los datos aportados por la Asociación Nacional Española de Vapeadores (ANEV), que defiende el uso del ‘e-cig’ por “su menor toxicidad frente al tabaco”. Su presidente, Pedro Cátedra, sospecha que las críticas contra este producto provienen de las compañías que venden productos para dejar de fumar. La ANEV asegura que las sustancias químicas emitidas al vapear no afectan a la salud y no son cancerígenas ni para el vapeador ni para quienes le rodean.

cigarrillos_e_1
Por el contrario, el Dr. Enrique Galve explica que “el gran problema del cigarrillo electrónico es que hay muchísimas modalidades”: “Es un producto comercial que se recarga con diferentes aplicaciones y distintas sustancias, como la nicotina y otros productos nocivos. Toda esa nicotina que se inhala puede perjudicar relativamente al vapeador; al fin y al cabo, él ya está acostumbrado a fumar, pero también hace daño a quien está a su alrededor. Lo ideal sería que la cantidad de nicotina fuese reduciéndose para que el individuo se deshabituara poco a poco. Esta es la teoría”.

El Dr. Galve indica que “se han presentado muchas iniciativas para vetar este tipo de productos hasta que aparezcan unos datos sólidos que garanticen que su empleo no es perjudicial”.

De hecho, indica que ya se ha prohibido su uso en ciertos lugares, como hospitales o centros educativos: “Todavía no está prohibido en los bares o restaurantes, pero puede que también llegue. Hay una cierta lucha para determinar hasta qué punto este producto se debería prohibir de la misma manera que el tabaco. No se podría prohibir su uso a un vapeador, pero sí que lo consuma en determinados ámbitos. Y es que, insisto, no está garantizado que el cigarrillo electrónico sea inocuo para el consumidor ni para el sujeto pasivo que esté a su lado”.

cigarrillos_e_5
De hecho, últimamente han aparecido noticias que relacionan estos cigarrillos electrónicos con neumonías. También se ha producido aspiración de productos dañinos de una forma accidental o bien ingestión del contenido de los cartuchos de recarga.

“Hay todo un conjunto de problemas que suelen aparecer cuando no es un producto farmacéutico. Los fármacos sí que están muy regulados, muy estudiados. Salen al mercado después de superar unos estudios severísimos y controladísimos. Los productos como el cigarrillo electrónico tienen una legislación muy pobre y con escasos estudios. Se fundamentan, sobre todo, en una comercialización bastante agresiva y con mucha difusión publicitaria. Esto es lo que más nos preocupa”, afirma el especialista de la SEC.

A la vista de estas nuevas conclusiones, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pasado en un año de pedir su regulación a aconsejar prohibir su uso, al menos hasta que se publiquen nuevos estudios científicos.

Recarga líquida de los cigarrillos electrónicos.

Recarga líquida de los cigarrillos electrónicos.

“Esto es un poco como adelgazar, hay mucha gente que consigue reducir peso a corto plazo, pero luego a medio y largo plazo vuelve a engordar. Existen muchas dietas milagro cuyo gran problema es que no consiguen la perseverancia del individuo. Con el cigarrillo electrónico nos encontramos también con esta situación. Hay mucha incertidumbre, muchos interrogantes y poca normativa, frente a un producto que inicialmente se ha etiquetado como ‘boom’. En resumen, es necesaria la prudencia en todo lo que está alrededor del cigarrillo electrónico”.

En definitiva, como sociedad científica, la SEC considera que se trata de “un procedimiento de deshabituación tabáquica poco explorado, con pocas certezas de que funcione y sin seguridad de que sea inocuo”.

Por consiguiente, dice Enrique Galve, “no es un procedimiento que hoy por hoy yo pusiese como una recomendación de primera línea para dejar el tabaco en absoluto. Creo que hay alternativas mejores: lo que más puede funcionar son los cursillos de deshabituación tabáquica, con apoyo psicológico, y con la ayuda del chicle o el parche de nicotina, o, incluso, con el empleo de fármacos con efecto agonista parcial del receptor nicotínico, actualmente comercializados y aceptados”. Todas estas técnicas y productos han superado una serie de estudios científicos suficientemente amplios para saber, por lo menos, que no perjudican”.

Anuncios

Acerca de Eva Fariña

Soy licenciada en Ciencias de la Información. Me he especializado en contenido de ámbito sanitario, especialmente el que procede y está dirigido al profesional.
Esta entrada fue publicada en Cardiología y etiquetada , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La SEC compara los cigarrillos electrónicos con las dietas milagro y recuerda que no son inocuos

  1. R. Anton dijo:

    Muy clarito. Gran artículo. Debería ser de lectura obligatoria para todos aquellos que creen que el cigarrillo electrónico no es perjudicial. Gracias

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s